martes, 20 de marzo de 2012

No es seda todo lo que reluce

¿Seda natural? Eso habrá que verlo y olerlo.


Abstract. Not all that glitters is silk. ¿Natural silk? That will have to be seen ... and smelt.
One of the factors more determinant in the properties of fabrics and textiles is their composition. The authoress explains a very simple and rapid way for characterizing fabrics and for detecting their composition, supposing they are monocomponents. It is about combining the pyrognostic analysis (test of reaction to the flame of threads and fibers) with a visual observation of the sample. She gives the example of silk and how to determine whether it is natural or not.

El tejido es el medio de expresión para el diseñador de moda y escoger el adecuado es la clave de un proyecto con éxito. Esta elección no puede depender sólo de lo que a uno le gusta visualmente, además de las consideraciones estéticas, han de tenerse en cuenta otros aspectos. Conocer las propiedades de una tela en cuanto a su durabilidad, a su comodidad al contacto con la piel o a su cuidado y conservación es muy útil para prever su comportamiento y para garantizar su idoneidad en función del diseño y de su uso final.

Las propiedades de la tela están determinadas por las de la materia prima de la que está hecha, es decir, por las propiedades de las fibras textiles de las que se compone. Muchas veces llegan a nuestras manos telas que no poseen etiquetado acerca de su composición. Para identificarlas existen diferentes procedimientos, complementarios entre sí, que dependen de la naturaleza de la muestra, de la experiencia del analista y del equipo disponible.

La seda es una de las fibras textiles más preciada y más imitada, de hecho, sirvió como modelo para la aparición de las primeras fibras artificiales. En 1889 se presentó en la Exposición Universal de París su primera imitación y desde entonces la industria textil no ha dejado de investigar y de sacar al mercado fibras que cada vez se le parecen más. Para distinguirla de sus sucedáneos, y evitar así la confusión en el consumidor, hay que tener conocimientos básicos de tecnología textil y conocer las pruebas de identificación.

Una de esas pruebas es la de combustión. Es un método muy simple que nos da información sobre la naturaleza de la fibra que compone la tela, siempre que la composición sea única, es decir, que no haya mezcla de fibras. Esta prueba, llamada también análisis pirognóstico, consiste en quemar fibras o hilos de la materia textil que queremos identificar analizando su forma de arder, el olor desprendido y el residuo que produce la combustión.

De esta forma, para averiguar si lo que tenemos en las manos es seda natural quemaremos algunos de los hilos que la componen. Si arden con dificultad, huelen a pelo quemado y la ceniza es aparentemente sólida pero al apretarla se deshace, la fibra es natural. Para comprobar que no se trata de lana, que ante la llama se comporta de la misma manera que la seda, analizaremos la longitud de la fibra y observaremos si es larga. Si disponemos de microscopio comprobaremos que su superficie es lisa.

Así, si tenemos una tela lustrosa que reluce como la seda, con un simple mechero y buena vista distinguiremos si las fibras que la componen han sido fabricadas por gusanos de forma natural o si son producto de la química moderna.


Carmen Pardo

No hay comentarios :

Publicar un comentario